Cuando el Terruño habla

Hace unas semanas, un grupo selecto de Master of Wine (MW), Master Sommelier (MS) y un servidor tuvimos la oportunidad de visitar una de las últimas DOP en España: Cebreros.


DOP Ceberos está situada al sur de la provincia de Ávila y cubre 35 municipios, de los cuales solo 11 bodegas (por el momento) están inscritas en esta nueva DOP que se estableció en el 2017, por lo que en cuanto a legislación y reglamentación es una DOP bastante joven, pero en cuestión de producción vinícola su historia es extraordinariamente extensa, ya que uno de los primeros documentos encontrados fue un manuscrito datado en 1275 del Obispo de Ávila, para arrendar unos viñedos de la zona.


Viñedo Alto de la Estrella, Bodegas Sotomanrique

Terrenos muy montañosos, de gran altitud y con vides muy viejas son las características que sobresalen de esta pequeña denominación. El 56% de sus viñedos tiene entre 60 y 90 años, y la parcela más alta se encuentra en el municipio de Navatalgordo a 1.200 metros de altitud.


La diversidad de sus sub-zonas, la finura de sus vinos y los viñedos de bajo rendimiento son algunas de las singularidades que tanto Sarah Jane Evans MW, Fernando Mora MW, Piotr Pietras MS y yo mismo, destacamos como un potencial irreversible.


La Garnacha (tinta) y la variedad blanca Albillo Real son las únicas variedades principales en la elaboración de DOP Cebreros, y eso fue lo que catamos en estos tres días intensos y apasionantes.


¿Cómo son sus vinos...?


Comenzamos con una variedad autóctona con la que ninguno de nosotros estábamos familiarizados: el Albillo Real, es aromática y abierta con notas tropicales como el mango, piña y plátano, toques de flores blancas y de salinidad. En boca es amplia y casi golosa, con características de crème brûlée, lácteos y un toque muy placentero de pimienta blanca y jengibre, el cual me recordó a unas características similares a la Viognier del Valle del Ródano en Francia.



Agustín Trapero, Fernando Mora MW, Piort Pietras MS